El padre nuestro: La primera petición

El padre nuestro: La primera petición

Para que obtenga más provecho de la experiencia de la oración, Jesús lo aparta de usted mismo. ¿Ha notado que la mayoría de las peticiones de este modelo de oración lo llevan a pensar en el plan de Dios en lugar de los suyos? No es que las cosas materiales no sean importantes, es que la Palabra de Dios y sus caminos son mucho más importantes.

La primera frase de Jesús tiene sólo cuatro palabras; no se apresure cuando las diga, tienen un enorme significado.

“Cuando oréis, decid: ‘santificado sea tu nombre’” (Lucas 11:2)

El “nombre” de Dios se refiere no solo a los diversos nombres propios que la Escritura nos revela como el Señor o Cristo; el nombre de Dios en su sentido más pleno es su auto-revelación, es la suma de lo que sabemos acerca de la persona y la obra de Dios.

La palabra santificado ha perdido significación en el español contemporáneo; significa “considerar santo”. Usted no puede hacer que Dios sea más santo de lo que ya es, ¿verdad? Pero puede pedir la ayuda de Dios para llevar su santidad en el corazón, para que así vean la bondad divina las personas que lo rodean en la vida.

Eso significa un no a los ídolos. Eso significa sacar la basura de su mente y entregarse otra vez al único Creador, único Salvador y único Consejero. Eso significa irradiar a todo lo que lo rodea la convicción de que “estoy orgulloso de mi Dios”.

Comentarios

Te puede interesar