Domingo de Resurrección

Domingo de Resurrección

El día más grande e importante de la historia. Es a través de este día que las palabras y las promesas de Dios son selladas de una vez y para siempre. La muerte fue aplastada y a Jesús se le entrego el nombre más alto.

Es curioso ver como estas mujeres, seguidoras de Jesús, que habían escuchado la promesa de la resurrección a los 3 días, acuden a la tumba con ungüentos para embadurnar el cuerpo de Jesús. Esas especias que habían preparado se utilizaban para los muertos, para tapar el olor que sus cuerpos emitían. Pero en esta historia, esas especias significan mucho más. Significan que habían perdido toda esperanza de que Jesús venciera. En vez de haber pasado su sábado esperando que Jesús volviera de entre los muertos, se pasaron ese día preparando el ungüento para tapar su muerte.

¿Cuántas veces nos ha pasado esto? Cuando Dios no actúa como pensamos o lo hace en otros tiempos, nuestra esperanza desaparece, y en vez de vivir expectantes, preparamos especias que camuflen nuestra decepción, para que tapen áreas que se mueren en nosotros.

Mas cuando se acercan a la tumba y la ven vacía, tiran sus ungüentos y caen en asombro ante la GRAN NOTICIA: “no está aquí, Jesús ha resucitado”.

Mi oración para ti en este día es que mantengas la esperanza, que Dios te hable de tal manera acerca de su PODER y de RESURRECCIÓN, que te haga desechar todo plan b, todo ungüento que camufle áreas que mueren en ti y dejes que Él avive esas circunstancias.

Quizás te estabas preparando para dejar de creer en tu sanidad, en tus relaciones o en las promesa que Dios te había dado. No lo hagas. Dios es fiel, y ese mismo poder que resucitó a Jesús de entre los muertos ahora vive en ti.

Celebra este día de VIDA. Hazlo público, cuéntaselo a todo el mundo, como esas mujeres hicieron.

Comentarios

Te puede interesar